Establecimiento del cultivo.

 

El estrés post-trasplante es un desequilibrio que sufre la planta después de trasplantarse al campo definitivo, esto ocurre porque, al igual que los humanos, las plantas sufren con los cambios: se reduce el crecimiento, se ralentiza la producción de raíces, disminuye su adaptación y, por lo tanto, su establecimiento se ve afectado.

 

Este estrés inicial puede perjudicar el desarrollo del cultivo y finalmente a la producción, es por ello por lo que es tan importante reducir el estrés y ayudar a la planta a que se establezca y obtenga un crecimiento inicial fuerte para poder mantener un crecimiento exponencial.

 

Proponemos el uso de Salamat® SP para mejorar la estructura del suelo y facilitar el desarrollo de raíces combinado con Raizante® Plus SL que potencia un desarrollo robusto a nivel radicular, reducir el estrés post-trasplante y promover el desarrollo del cultivo.

 

 

Salamat® SP

 

Salamat® SP es una enmienda orgánica sólida rica en ácidos húmicos, que gracias a su alta solubilidad se puede aplicar en todo tipo de sistemas de riego. Salamat® SP está desarrollado para mejorar la estructura del suelo.

 

    • Mejora la capacidad de intercambio catiónico (CIC), lo que mejora la estructura del suelo, ablandando tierras compactas y ligando las arenosas.
    • Aumenta la capacidad de retención de agua en los suelos, haciendo más efectivos los riegos y la nutrición de los cultivos.

 


La aplicación de Salamat® SP en los suelos, va a mejorar la estructura, facilitando la entrada de agua por los canales de distribución, produciendo un aumento del tamaño del bulbo húmedo, centrándolo en las raíces y potenciando así su crecimiento.

 

 

Raizante® Plus SL

 

Raizante® Plus SL es un bioestimulante específico para inducir y potenciar el enraizamiento, cuyas características proceden de su base orgánica, formulado además con aminoácidos de procedencia vegetal altamente asimilables junto a extractos de algas como Ascophyllum nodosum y Ecklonia maxima.

 

Raizante® Plus SL incrementa el desarrollo de pelos radiculares que son importantes en las primeras fases de crecimiento.