LA CALIDAD DEL AGUA EN AGRICULTURA

PLYMAG > Blog > Recomendaciones > LA CALIDAD DEL AGUA EN AGRICULTURA

calidad del agua en agricultura

El agua es un recurso cada vez más escaso no sólo debido a la menor precipitación, sino también a la creciente demanda y la presión sobre los recursos hídricos. Esto hace que la calidad del agua en agricultura carezca más frecuentemente de las óptimas cualidades para su uso, tanto en lo que se refiere al riego como en cuanto a su uso como vehículo de los tratamientos foliares.

¿Qué problemas supone para el agricultor?

Globalmente,  una peor calidad del agua supone una menor disponibilidad de la misma, mayores gastos y peores resultados.

Por un lado, en el agua de riego, peor calidad significa sobre todo mayor salinidad. Se necesitarán mayores cantidades de agua para satisfacer las necesidades del cultivo y desplazar las sales del suelo (lavado) y algunos cultivos dejarán de ser rentables. En aquellos casos donde es posible, el riego por goteo permite usar agua de peor calidad con buenos resultados.

Por otro lado, en el agua para tratamientos foliares, cuando contiene sales de calcio y magnesio (aguas duras), el pH se eleva y muchos productos fitosanitarios pierden eficacia (hidrólisis alcalina). Además, los fertilizantes aplicados vía foliar presentan problemas de solubilidad y son en general menos aprovechados.

 

¿Qué se puede hacer sobre la calidad del agua en agricultura?

RIEGO Y SALINIDAD

En aquellos casos donde es posible, el riego por goteo permite usar agua de peor calidad con buenos resultados.

Usar acondicionadores de suelo como ROMBISAL, capaces de desplazar los iones perjudiciales (particularmente el Ni) de la zona radicular, es una de las recomendaciones más empleadas. Conjuntamente con el riego localizado, ROMBISAL es una magnífica herramienta para cultivar de forma rentable cultivos cuando la salinidad es un problema.

AGUAS DURAS: HIDRÓLISIS ALCALINA EN TRATAMIENTOS FOLIARES

Nuestra empresa de fertilizantes dispone de dos productos para tratamiento del agua que permiten mejorar la eficacia de los tratamientos foliares (fitosanitarios y fertilizantes).

TRIPLE Ph

  • Acidifica la solución de tratamiento (caldo), evitando la hidrólisis alcalina cuando se emplean aguas de ph>7.
  • Evita la formación de espuma durante la preparación del caldo.
  • Simultáneamente, mejora la adherencia del tratamiento a la hoja y la cobertura de los tratamientos.

TRIPLE COLOR

Completa las funciones del TRIPLE pH al incorporar un indicador colorimétrico que permite conocer el pH del caldo directamente al tomar la disolución determinado color correspondiente a cierto pH, tal como indica la tabla:

calidad del agua en agricultura

¡Te asesoramos!